Go to Content Go to Navigation Go to Navigation Go to Site Search Homepage

Barrett señaló que Roe v. Wade no es un “súper precedente” y no está “bien establecido”

WASHINGTON — La audiencia de la nominada a la Corte Suprema, Amy Coney Barrett ante el Comité Jurídico del Senado culminó ayer sin respuestas definitivas sobre su posición ante posibles decisiones relacionadas con Roe v. Wade y la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA, por sus siglas en inglés).

Pese a que algunos miembros del Comité Jurídico del Senado buscaron insistentemente que Coney Barrett aclarase sus posturas sobre distintos temas como: la Ley de Cuidado de Salud Asequible, el acceso al aborto y una posible contienda del resultado de las elecciones del 3 de noviembre; Barrett ofreció respuestas ambiguas argumentando que decidiría los casos cuando llegara el momento.“No tengo una agenda; mi agenda es adherirme al Estado de derecho y decidir los casos cuando lleguen”, señaló.

Las preguntas y preocupaciones del senado y miembros de la sociedad civil no son sin fundamento. En 1998, Barrett señaló que el aborto “siempre es inmoral” y que las mujeres que abortan “actúan en flagrante injusticia”. En el aniversario de Roe v. Wade, firmó un anuncio en el periódico en contra del aborto, llamando el legado de la decisión “bárbarico” y demandando el regreso a la legislación que prohibía el aborto. Este anuncio fue creado por un grupo que se opone también a la fertilización in vitro y que cree que los médicos que realizan abortos deben ser criminalizados.

Barrett también ha criticado públicamente el ACA. Tras la decisión de la Corte Suprema en el 2012 que sostuvo la Ley de Cuidado de Salud Asequible, Barrett expresó que “El Presidente de la Corte (Roberts) empujó el ACA más allá de su significado plausible para salvar el estatuto”. Tres años después, tras otra decisión de la Corte Suprema que protegió el ACA, Barrett concordó con los disidentes, que incluían a su mentor el juez Scalia, quienes argumentaban a favor de eliminar uno de los componentes centrales del ACA. Barrett dijo entonces: “Creo que la disidencia tiene el mejor de los argumentos legales”.

A pesar de sus respuestas esquivas y ambiguas durante las audiencias de confirmación; su récord judicial, sus escritos y posturas están claras: Amy Coney Barrett representa una amenaza para nuestra salud reproductiva, nuestros derechos reproductivos y para la Ley de Cuidado de Salud Asequible. Su nominación a la Corte Suprema y sus posturas sobre el acceso a servicios esenciales de salud son particularmente peligrosos cuando el país está en el medio de múltiples crisis de salud, incluyendo la pandemia de COVID-19.  

Planned Parenthood Action Fund hace un llamado al Senado a detener el proceso de nominación hasta después de la inauguración del próximo período presidencial en enero de 2021.

Testimonio de Alexis McGill Johnson, presidenta de Planned Parenthood Action Fund:

“Roe v. Wade tiene el apoyo de 77% del país. Al decir que una decisión que se tomó hace 47 años no es ley “bien establecida”, simplemente porque se han hecho llamados para que se revoque por una minoría esquiva y vocal, Amy Coney Barrett ha dejado perfectamente claro que su adición a la Corte Suprema pondría en riesgo el acceso al aborto seguro y legal. Si Roe — la decisión que Barrett ha sugerido que fue decidida erróneamente— es derogada, 25 millones de mujeres se quedarían sin acceso a un procedimiento médico esencial en un momento en el que el aborto ya está fuera del alcance para muchas de ellas.”

###

Planned Parenthood Action Fund es una organización independiente, no partidista y sin fines de lucro formada como brazo político de Planned Parenthood Federation of America. El Fondo de Acción (Action Fund en inglés) se dedica a la educación, abogacía y actividades electorales, incluyendo grupos de bases, defensa legislativa y educación de votantes.

Power the fight for reproductive health and rights.

Make an urgent gift to PP Action Fund to protect our reproductive freedom and health care access.