Go to Content Go to Navigation Go to Navigation Go to Site Search Homepage

Hace apenas unos días, prohibicines del aborto a partir de las 12 semanas fueron aprobadas en los estados de Carolina del Norte y Nebraska. Por otra parte, los principales grupos antiaborto están presionando a los candidatos presidenciales republicanos para que aprueben una prohibición nacional como mínimo a las 15 semanas. 

Con el aborto totalmente prohibido en 14 estados, y dado que los legisladores de Carolina del Norte y Nebraska rechazaron anteriores intentos de prohibir el aborto en etapas más tempranas del embarazo, muchos se han apresurado a calificar estas prohibiciones a las 12 semanas como una conciliación o “victorias” para los defensores del derecho al aborto. Los grupos antiaborto afirman haber encontrado un “término medio razonable” entre las prohibiciones del aborto casi total o de seis semanas y la línea de viabilidad establecida previamente por el caso Roe vs. Wade, que es “compasivo” con las personas que pueden necesitar recurrir a los servicios de aborto. 

Esa afirmación no podría estar más lejos de la realidad. Una prohibición es una prohibición, tanto si prohíbe el aborto después de seis, 12 o 15 semanas. Cualquier prohibición que prive a una persona de la capacidad de tomar sus propias decisiones médicas es inaceptable. Debemos proteger la libertad fundamental de cada persona para controlar su propio cuerpo, sus decisiones y su vida. No hay “conciliación” en cuanto a derechos fundamentales. 

El consejo editorial del Charlotte Observer resumió después de que la legislatura desautorizara el veto del gobernador Roy Cooper: “Los habitantes de Carolina del Norte ahora tienen menos derechos que ayer. Tienen menos derechos que sus padres. Y por mucho que los republicanos quieran llamar a eso ‘normal’, simplemente no lo es”.

Y los votantes están de acuerdo: En un nuevo sondeo de NARAL Pro-Choice America, los votantes rechazan por más de dos a uno la idea de que la prohibición de las 15 semanas sea una “conciliación razonable”. Las prohibiciones de las 12 semanas —como las de Nebraska y Carolina del Norte— son aún más peligrosas y a menudo dificultan intencionadamente al máximo la posibilidad de abortar, aun si los pacientes buscan cuidado médico antes de este límite arbitrario. 

Como vimos con una nueva ley de Carolina del Norte, la estrategia de los opositores al aborto es clara: en primer lugar, establecer barreras innecesarias que obliguen a las personas en embarazo a retrasar la atención de la salud, como visitas médicas obligatorias que son innecesarias, periodos de espera, ecografías, etc. Además quieren prohibir el aborto en etapas más tempranas del embarazo cada vez más, para impedir que las personas puedan abortar. 

Las personas jóvenes y las que no son blancas tienen más probabilidades de no darse cuenta de que están embarazadas hasta después del primer trimestre; las prohibiciones después de las 12 semanas agravan desigualdades existentes en el acceso a los servicios de aborto. Al mismo tiempo, los políticos en contra del derecho al aborto están ampliando la financiación de los llamados centros de crisis de embarazo, dónde a menudo mienten a los pacientes y retrasan intencionadamente el que puedan acceder a una atención médica real. 

Recuerda que el verdadero objetivo de los políticos que están detrás de estas prohibiciones del aborto de 12 y 15 semanas es prohibir el aborto completamente. Si consiguen aprobar una prohibición de las 12 semanas, no hay duda de que su siguiente paso será intentar prohibir el acceso al aborto cada vez en etapas más tempranas del embarazo. No hay más que mirar a Florida y Arizona, estados que el año pasado aprobaron prohibiciones después de las 15 semanas. Desde entonces, los legisladores de Florida han aprobado una prohibición de seis semanas que aún no ha entrado en vigor. En Arizona, los políticos en contra del derecho al aborto siguen presionando para reinstaurar en el estado una prohibición del aborto del siglo XIX. Y legisladores de Carolina del Sur llevan meses dando vueltas a una prohibición total o de seis semanas, incapaces de ponerse de acuerdo sobre lo crueles que deben ser con las personas en embarazo. 

No podemos olvidar que tanto una prohibición después de las 12 semanas como una después de las 15 semanas suceden en una etapa muy temprana del embarazo. Es mucho menos de la mitad de un embarazo típico de 40 semanas, y casi tres meses antes de la línea de viabilidad de 24 semanas establecida previamente por el caso Roe. Personas en circunstancias muy diversas necesitan tener acceso al aborto y deben poder tomar las decisiones personales que sean mejores para ellas y sus familias, sin interferencia política.

Si te interesa obtener más información o tienes más preguntas sobre el derecho al aborto a nivel estatal, ponte en contacto con [email protected].