Go to Content Go to Navigation Go to Navigation Go to Site Search Homepage

Washington D.C. — El viernes, en el caso Alliance for Hippocratic Medicine et al v. U.S. Food and Drug Administration et al, un juez federal en Texas declaró que la aprobación de la mifepristona por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) es ilegal, lo que amenaza la aprobación de 22 años de uno de los dos medicamentos utilizados en el régimen de aborto con medicamentos más común en los Estados Unidos. La administración Biden, innumerables defensores del derecho al aborto en el Congreso, y funcionarios estatales de todo el país han declarado sus críticas al flagrante ataque a los derechos reproductivos. Pero los políticos antiaborto que han defendido esta agenda durante décadas, de repente guardan un silencio notable. 

La abrumadora mayoría de los estadounidenses apoya el derecho al aborto. Como atestiguan Politico y CNN, discutir la agenda antiaborto entra en “arenas movedizas republicanas” y les ocasiona “problemas”.

El domingo, uno de los pocos republicanos que hizo declaraciones públicas sobre la decisión expresó claramente el motivo del silencio: los republicanos preferirían dejar de hablar sobre el aborto. El representante Tony Gonzales (R-TX) le dijo a Dana Bash de CNN, “Deja la conversación sobre el aborto. Las mujeres tienen muchos más problemas aparte del aborto. Tengamos esas conversaciones reales y hablemos sobre las otras cosas que están sucediendo en este mundo”.

Jenny Lawson, vicepresidenta de campañas de organización y participación de Planned Parenthood Action Fund, emitió la siguiente declaración:

“Los políticos antiaborto nunca han sido tímidos con su agenda. Uno pensaría que después de pasar casi 50 años trabajando para eliminar el derecho al aborto tendrían algo que decir sobre la decisión del viernes. Pero, de repente, brillan por su ausencia. Están viendo la indignación y la reacción fuerte en torno a las prohibiciones y restricciones que han presentado y apoyado y, de repente, ya no quieren hablar más sobre el aborto. Pero los políticos antiaborto no pueden esconderse para siempre. El pueblo estadounidense merece escuchar de sus legisladores sobre el caos que han provocado. Las organizaciones políticas y de abogacía de Planned Parenthood se asegurarán de ello”.

###

Planned Parenthood Action Fund es una organización independiente, no partidista y sin fines de lucro formada como brazo político de Planned Parenthood Federation of America. El Fondo de Acción (Action Fund en inglés) se dedica a la educación, abogacía y actividades electorales limitadas, incluyendo grupos de bases, defensa legislativa y educación de votantes.